Consiste en la aplicación de una luz similar al láser, pero se aplica a alta intensidad y en frecuencia de pulsos.
La Tecnología de Fluorescencia Avanzada (AFT), de longitudes de onda 420-570 nm están indicadas para:

  • El tratamiento del acné vulgar inflamatorio moderado.
  • El tratamiento de lesiones pigmentadas benignas epidérmicas como léntigos, discromía, hiperpigmentación, melasma, efélides (pecas).
  • El tratamiento de lesiones cutáneas como verrugas y queratosis seborreica.
  • El tratamiento de lesiones vasculares benignas como manchas en vino de Oporto, hemangiomas, telangiectasias faciales, truncales y de piernas, rosácea, eritema, rosácea, angiomas y arañas vasculares, poikilodermia de Civatte, varicosidades y malformaciones venosas.

Es un tratamiento ambulatorio sencillo, rápido, no invasivo que ofrece un alto grado de satisfacción al paciente que no requiere hospitalización ni anestesia. Los pacientes no deben tomar el sol ni radiaciones UVA durante un mes antes y un mes después del tratamiento y aplicarse diariamente cremas de fotoprotección solar.
El número total de sesiones suelen ser 5, realizándose cada 3 semanas.
En el tratamiento del acné el número de sesiones serán 8, realizándose 2 sesiones por semana.