Consiste en la aplicación de una luz similar al láser, pero se aplica a alta intensidad y en frecuencia de pulsos.

Es adecuada para el rejuvenecimiento cutáneo y la eliminación de pequeñas lesiones vasculares (cuperosis), manchas, lesiones pigmentadas y pequeñas arrugas. También es muy eficaz para tratar el fotoenvejecimiento del escote y las manchas de edad en las manos.
Es un tratamiento ambulatorio sencillo, rápido, no invasivo que ofrece un alto grado de satisfacción al paciente que no requiere hospitalización ni anestesia. Los pacientes no deben tomar el sol ni radiaciones UVA durante un mes antes y un mes después del tratamiento y aplicarse diariamente cremas de fotoprotección solar.

El número total de sesiones suelen ser 5, realizándose cada 3 semanas.