Mastopexia – Elevación de senos –

 
La mastopexia  persigue conseguir un aspecto más armónico y natural de la mama con la que elevamos un pecho caído y mejoramos su forma. En la  mastopexia la areola y el pezón ascienden hasta su posición correcta y deseada. Cuando además nos encontramos con una areola grande, esta puede reducirse de diámetro y si es todo el pecho el que tiene exceso de volumen, este se reduce al tamaño ideal, adquiriendo una forma rejuvenecida.

La técnica de la mastopexia varía según la forma y el grado de descolgamiento del pecho. Si el pecho está caido pero es de pequeño, aumentamos  su volumen colocando una prótesis bajo la glándula mamaria. Estamos hablando entonces de un tipo de mastopexia llamada mastopexia con prótesis. Cuando el pecho tiene un tamaño adecuado no es preciso colocar ningún tipo de prótesis.

Para llevar a cabo una mastopexia es preciso realizar unas incisiones que dependerán del grado de caída de la mama. Se realizará, para casos leves  alrededor de la areola ( periareolar ). Para casos moderados desde la areola  hacia el surco submamario ( vertical ). En ocasiones aunque no siempre, cuando el grado de flacidez del pecho es máximo necesitamos realizar otra incisión horizontal  en el surco submamario ( técnica en T invertida ) que intentaremos  sea lo más corta posible.

La operación se lleva a cabo en quirófano bajo anestesia general y se da el alta médica a la mañana siguiente de la cirugía con un informe en el que se especifica la medicación y el régimen de vida que debe seguir en los próximos días. Además dispondrá de un teléfono de contacto para consultar las dudas que pudieran surgirle.

En algunas ocasiones al mismo tiempo de la elevación del seno debemos aportar volumen mamario mediante la implantación de prótesis mamaria ( Mastopexia con implantes protésicos ).